MosaicosBarcelona

Las tendencias en recuperación de mosaicos hidráulicos

La recuperación de mosaicos hidráulicos constituye una tendencia de la arquitectura y el interiorismo de Barcelona. No en vano, forma parte del estilo modernista que se ha convertido en toda una seña de identidad de la ciudad y está volviendo a ganar peso en zonas como el Ensanche

La elegancia característica del mosaico hidráulico ha facilitado que estos suelos, tan propios del siglo pasado, entronquen con los estilos más de moda de la actualidad. En particular, cabe señalar la tendencia restauradora de los suelos hidráulicos relacionada con la popularidad que está alcanzando el estilo vintage

En este sentido, no vale cualquier suelo porcelánico que se lance al mercado, sino que, para que el suelo sea de auténtico estilo retro, ha de pasar por los procesos tradicionales que sirven para restaurar el mosaico hidráulico tradicional. Se trata de una manera de actualizar infraestructuras antiguas de calidad. 

La recuperación de mosaicos hidráulicos en alza.

Por otro lado, la recuperación de mosaicos hidráulicos conlleva unos trabajos cuidadosos de restauración, tratamiento y mantenimiento. Entre ellos, hay que destacar el pulido del suelo hidráulico. Se trata de mantener la calidad y el estilo antiguos, pero con el lustre de sus primeros tiempos. 

Esta  recuperación de mosaicos hidráulicos implican algunos desmontajes y montajes y las limpiezas de piezas. La intención es que luzcan con fidelidad a los diseños primigenios. Por lo tanto, es necesaria la existencia de un stock de piezas recuperadas suficiente. 

De esta manera, la recuperación del mosaico hidráulico se inserta en el aprovechamiento de las nuevas tendencias de diseño de interiores. Hay que tener en cuenta, en este aspecto, que el suelo hidráulico está siendo muy apreciado en los revestimientos del estilo boho chic y los ambientes de decoración industrial, tanto en la decoración de viviendas como en locales comerciales.

En definitiva, estos mosaicos sirven para engalanar los suelos de las viviendas con más clase de Barcelona y otras ciudades, como Valencia, que cuentan con esta tradición.